Follow us:

c/ Alameda, 5 | 28014 Madrid, ES | +34 914 203 889
c/ Alameda, 5
28014 Madrid, España
tlf: +34 914 203 889

Follow us:

"Espacio Geográfico", Carla Chaim, Andrés Marroquin, Ding Musa, Santiago Roose
20 de Febrero a 3 de Abril 2018

ESPACIO GEOGRÁFICO
CARLA CHAIM
ANDRÉS MARROQUÍN
DING MUSA
SANTIAGO ROOSE
Espacio geográfico es un concepto bastante presente en la geografía en general. Designa aquel espacio que ha sido transformado por la organización social, técnica y económica de aquellos que habitan los diferentes lugares del planeta. Engloba también la producción material de esas sociedades que se relacionan con el espacio. El concepto de espacio geográfico es bastante amplio y complejo, pero en líneas generales trata de leer a las sociedades por sus producciones espacio/temporales.
En la década de los 70 surge una nueva concepción vinculada a la geografía crítica, que tiene como base los pensamientos marxistas y para la cual el espacio está definido como el locus de la producción de las relaciones sociales de producción. En esta concepción, espacio y sociedad están íntimamente ligados. Surge entonces una nueva concepción epistemológica para la geografía que entiende el espacio como un fenómeno materializado.
En su libro La naturaleza del Espacio (A Natureza do Espaço), Milton Santos afirma que “el espacio está formad por un conjunto indisociable, solidario y también contradictorio de sistemas de objetos y sistemas de acciones que no pueden ser consideradas aisladamente sino como el marco único en el que la historia se desarrolla”. Conformado por objetos y por acciones, se inserta y se estructura a partir de la lógica de producción, en que los objetos naturales propician un espacio natural que, con intervención de la técnica, se transforma en objetos tecnológicos que modifican y a su vez son modificados por el medio. De esta manera, el espacio geográfico se construye a partir de la transformación de los elementos naturales por las prácticas antrópicas, guardando consigo las marcas históricas de las civilizaciones y sus transformaciones a lo largo de la historia.
La muestra lleva el nombre de este concepto que articula el trabajo de los cuatro artistas involucrados a través de un proceso de interlocución y montaje desarrollado de manera horizontal entre ellos desde la concepción del proyecto. Las obras seleccionadas hacen alusión a un espacio construido, a un espacio posible y relaciones que interfieren en la interpretación de esos lugares. Otro tema recurrente en las conversaciones entre los artistas fue la idea de la arquitectura como una herramienta política y su carga de imposición y autoridad que puede ser entendida tanto en el planeamiento como en la ocupación del espacio.
Hay una clara comparación entre las ideas de proyección y ocupación presente en las obras que componen la muestra. Más que maquetas, las esculturas de Santiago Roose funcionan como radiografías de arquitecturas a pequeña escala. En ellas nos habla de la fragilidad de las estructuras, las instituciones y de la sociedad. Roose se enfoca a través de estas piezas en el simbolismo de la materia para así poder proponer una idea de arquitectura utópica y emotiva (el cobre, por ejemplo, material principal estas piezas es, además del conductor más utilizado, el principal recurso de la economía peruana). Las fotografías de Ding Musa, por el contrario, traen el trazo de una ocupación en la costa verde de Lima, donde una red de malla geodésica se utiliza para contener los derrumbes y permitir que las plantas crezcan (la costa verde forma parte de un desierto al igual que Lima y gran parte de la costa peruana). En otra imagen de Musa se ve el distrito del Callao tomado por la niebla matinal característica de Lima. De lejos parecen serie de cubos apilados, pero cuando nos acercamos comprendemos que se trata de una ocupación urbana.
Otra importante noción, en este contexto, es la de región. Esta, en líneas generales, puede ser comprendida como una división o delimitación del espacio geográfico realizada a partir de un criterio previamente establecido. Los trabajos de Carla Chaim dialogan con el espacio y las formas de ocuparlo, transformarlo y comprenderlo. Establece trayectos que generan dibujos y rastros dentro de un espacio dado. Algo similar sucede con el trabajo de Andrés Marroquín Winkelmann, que a a través de dibujos geométricos y una poética con el trazo una línea, hace alusión a la idea de modernidad como un híbrido en Latinoamérica y la tensión constante entre paisaje y cultura.
En esta muestra se propone juntar obras que, de alguna manera, contienen una reflexión sobre el espacio y de cómo éste se relaciona, condiciona y refleja las relaciones humanas que lo componen y son influenciadas por él. ...........................................................................................................................................
Más que maquetas, las esculturas de Santiago Roose funcionan como arquitecturas a pequeña escala. En ellas la materia asume una función simbólica que nos habla de la fragilidad de las estructuras, las instituciones y la sociedad. El concepto ampliamente desarrollado por Milton Santos, uno de los mayores pensadores brasileños, sirve de inspiración para la unión de esos trabajos y la conversación trabada entre los artistas para concebir la exposición.
Carla Chaim (1983, Brazil) busca tanto en sus trabajos en papel como en sus fotografías y acciones grabadas en video, el ir más allá de los límites de la concepción tradicional del dibujo. Más que un apoyo para el desarrollo de una idea, o un esbozo inicial de una obra que se creará, dibujar en su trabajo aparece esencialmente como un vestigio de la acción de un cuerpo sobre un soporte dado, un rastro de su presencia, o incluso el remanente de un gesto. Chaim trabaja sus piezas con la noción de control, tanto a través de reglas preestablecidas como en sus movimientos físicos al hacer, por ejemplo, un dibujo, usando el cuerpo como una importante herramienta en este proceso, pensando así mismo en ello como un lugar de discusión conceptual mediante la exploración de sus límites físicos y sociales. Licenciada en BBAA, ha participado en residencias como Arteles, Finland (2013) o The Banff Centre for the Arts, Canada, (2010). Su trabajo se ha visto en exposiciones como Frucht & Faulheit, Lothringer13 Halle, Munich, Germany; CODE, Osnova Gallery, Moscow, Russia (2017); Ao Amor do Público I, Museu de Arte do Rio - MAR, Rio de Janeiro, Brazil (2016); Film Sector, Art Basel, Miami, USA (2015); Into the Light, Galería Raquel Arnaud, São Paulo, Brazil (2015); Ichariba Chode, Plaza North Gallery, Saitama, Japan (2015); Impulse, Reason, Sense, Conflict, Cisneros Fontanals Art Foundation – CIFO, Miami, USA (2014).
Andrés Marroquín Winkelmann (1983, Lima, Perú) estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Lima. En el año 2002 se mudó a Berlín, donde comenzó sus estudios de fotografía en la escuela FAS (Fotografie amSchiffbauerdamm) y continuó su carrera en la academia Ostkreuzschule für Fotografie und Gestalltung, donde se graduó en el año 2009. Su trabajo ha sido exhibido en diversos festivales, como también exposiciones grupales e individuales alrededor del mundo, entre ellos, el Berliner Kunstsaloon (Alemania), Italian Photofestival of Savignano, F-Stop Festival (Italia), Darmstädter Tage der Fotografie (Alemania), Fotosommer Stuttgart (Alemania), Arróniz Contemporáneo (México), 980 Galeria (Colombia) y Galleria Contemporaneo (Italia). Su trabajo también ha sido presentado en Solo Projects en ArtLima 2014, curado por Octavio Zaya, como también en ArtRio 2014, curado por Pablo León de la Barra y Julieta González. Recientemente, el museo FOLA (Argentina) exhibió uno de sus más recientes proyectos “El nombre de un color promete” en una muestra individual y también participó en el mismo año en la bienal de Mercosur con una instalación la cual se expandió en su individual en Revolver Galeria titulada “De la forma al polvo”.
Ding Musa (1979, São Paulo, Brasil) estudió Música y Geografía en la universidad de São Paulo. Su trabajo, aunque centrado en la fotografía, también incluye video, dibujo e instalación. Sus intereses creativos se centran en conceptos como la luz, la percepción, el espacio, o la forma geométrica. Con el intento de cuestionar la función y la utilidad de las imágenes existentes, y con la inquietud de buscar otras formas posibles de relacionarse con ellas, el artista propone una nueva construcción
visual del mundo, de las posibilidades de representarlo y de relacionarse con él desde lo fotográfico. En este sentido, busca expandir la concepción tradicional de la fotografía como soporte de representación, para reflexionar sobre sus propiedades intrínsecas. Participó en las residencias de arte tactile BOSCH, en Cardiff (Gales) en el 2004; En el Carpe Diem Arte e investigación, en Lisboa (Portugal) en el año 2012; y en el C.A.J., Programa de Residencias Artísticas en Tokio (Japón) en el 2015. Y ha impartido clase de Historia de la Fotografía en el Senac y SESC Santana, en 2009 y 2010, respectivamenteSus obras se encuentran repartidas por museos de Brasil y en espacios internacionales, como el Muso de Arte moderno de El Salvador, São Paulo, Río de Janeiro y Fortaleza (Centro Dragón del mar), el Museo de Arte Contemporáneo de Goiás, el Museo de Arte contemporáneo de Paraná, Museo del Estado de Pará, el Salón de Arte Riberão Preto y en el Centro Cultural de Bienes Municipales en São Paulo. Recientemente ha sido incorporado en el Museo de Arte Contemporáneo de São Paulo y en el Museo de Río Grande do sul Arte.
Santiago Roose (1974, Lima, Perú). Aunque sus piezas se podrían encasillar principalmente dentro de lo que se entiende como “instalaciones”, resultan difíciles de clasificar, y más aun de aprehender: estructuras perecederas, construcciones de apariencia absurda, edificios aberrantes como una traducción conceptual de nuestra relación —perecedera, y muchas veces absurda y hasta aberrante— con los espacios públicos, la propiedad y la distribución de la riqueza y las oportunidades. Ha expuesto individualmente en Perú, Bulgaria, España, Francia y Alemania. Ha desarrollado proyectos de intervención en espacios públicos y sitio-específico en varios países siendo el último “Maloka” realizado en 2012 en Burkina Faso, África, con el apoyo de la Fundación Prince Claus de los Países Bajos. Ha recibido las siguientes distinciones: Residencia de artista en White Room, Alemania (2009), Espace 29, Burdeos, Francia (2007), entre otros. Obtuvo el Primer Premio y la beca del VI Concurso de Artes Plásticas de Fundación Telefónica (2002-2003) y su proyecto fue elegido como ganador en la última convocatoria de Centro Abierto en Lima.
Para